Charla de tarot y espiritualidad con Mylène Lacrampe

Mylène es una estudiante de historia de veinte años que se autodefine como “bruja joven”. Hace apróximadamente un año se introdujo en el mundo del tarot. Fotógrafa y escritora de poesía, nos interesaba charlar con ella para ver cómo las cartas moldean su arte y su vida, su visión sobre los estereotipos referidos a lo místico, y el vínculo que ella considera que esto tiene con lo femenino.

Citamos a Mylène en el Club Natural y Popular en la mañana de un viernes de setiembre. Mientras ella pide algo para comer, saca sus cartas.

HĒRA: Nos reconocemos bastante ignorantes en lo vinculado al tarot ¿Te animás a darnos un pantallazo sobre el tema?

MYLÈNE: Los inicios del tarot en sí no se saben, se encontraron cartas en Italia en el siglo XV en las casas de los reyes. En el momento del oscurantismo, todo el tema de la persecución que hubo contra las brujas y todo lo que no fuese de la Iglesia…

El mozo trae un capuccino que tiene un corazón dibujado con espuma. Mylène agradece emocionada y le saca una foto.

M: (…) Se perdió el origen y por qué alguien las inventó. Originalmente eran todas hechas con oro y tintas de frutas, era algo de poder adquisitivo: las tenían los reyes y las usaban ellos, hasta que empezaron a investigarlas y se fueron popularizando. Ahí lo agarraron las mujeres y se convirtió en algo más femenino.

Mylène ordena los arcanos mayores y continúa hablando.

M: Cada una de estas cartas representa un arquetipo del alma. Vos te identificas en cada momento de tu vida en alguna fase de cada arquetipo que muestran las cartas. Son como re interesantes; lo que te dice el tarot no es el futuro, sino que representa causa y efecto. Ponele, yo te tiro las cartas y lo que yo te digo vos ya lo sabés. No es algo que te agarre de la nada y te cambie la vida, es imposible que te diga algo que vos no sepas. Lo que te estoy mostrando es como una luz al momento de tu vida, no es una bola mágica, es en qué fase del alma estás. Los arcanos mayores representan causa y los menores efecto. Los arcanos menores son actitudes, por ejemplo el 10 de copa es un matrimonio feliz, 8 de oro es aprender: son un poco más herméticas y tienen diversas facetas que hay que entender. Lo que es interesante es, que por cómo están ordenados, se corresponden a la etapa de la vida de una persona. Pensando que vinimos al mundo a evolucionar y no a otra cosa, cada uno de ellos representa una fase de nuestra vida. Pero esa evolución no es necesariamente lineal.

Mylène se ofrece a tirarnos las cartas para mostrarnos cómo funciona.

000015

M: Mucha gente se tira las cartas y le salen cosas que nada que ver. El resultado depende de la energía que vos le hayas puesto. Lo importante es tener una intención: si yo te tiro las cartas por amor va a tener una intención diferente a que si te las tiro por trabajo, entonces cuando la gente se las tira solo para ver, si no tienen una intención clara, yo no voy a saber de qué estoy hablando.

H: ¿Cómo considerás que el tarot ha afectado tu vida?

M: A mí me ha ayudado pila, porque el tarot te centra, te hace llegar a lo que vos querés. Fue el nivel uno en mi camino hacia el amor propio; cuando empecé a hacerlo, hace un año, yo estaba en total depresión. Esto estaba predestinado para mí. A veces, cuando contaba que hacía tarot me decían “estás manipulando” o “estás loca”. Ya de por sí la cultura occidental niega todas estas cosas, todo lo que no es tangible no es real. Siempre se vio el tarot, y todo lo que hicieron las mujeres indígenas, africanas -que fueron las que supieron valorarlo- como si fuese magia negra, que no tiene nada que ver. Son personas que siempre estuvieron muy ligadas a su ancestralidad, y la gente se burla de eso. Todo lo esotérico siempre ha sido ligado a la mujer: el reiki, el tarot, el yoga. Es muy interesante porque la suma sacerdotisa es mujer y nunca se representa con algo masculino. Es la que está atrás de todo, la que guía el universo.

H: ¿Cómo se vincula el tarot con lo que consideramos popularmente como magia negra?

M: Toda carta del tarot tiene su lado positivo y su lado negativo. La energía, si vos la dirigís con malas intenciones, hace mal, y si la dirigís con buenas intenciones, hace bien. Lo que vos hagas tiene un peso en vos, sea bueno o sea malo, no te podes escapar del universo.  Con el tarot no se puede hacer brujería, es imposible. Lo que yo hago es magia blanca, no hace nada más que ayudar. Si vos me pedís que te tire las cartas yo te las tiro, te estoy ayudando, no te estoy maldiciendo. Tampoco creo que las maldiciones sean necesariamente malas, por ejemplo, en el caso hipotético de que alguien esté abusando de mi hija, no considero terrible maldecir a esa persona. No querés que esa persona muera, si no que deje de hacer daño. La intención es buena, la forma es mala. También está la teoría de que si vos no crees no te afecta, yo me he cruzado con gente que tira cosas en frente de las casas, y a las personas maldecidas no les pasa nada. Supongo que a veces la fuerza personal es más fuerte que la fuerza maligna de otro. ¿Qué es real en éste universo? Nada.

H: ¿Cuál considerás es el vínculo entre el tarot y el feminismo?

M: Está entendido que el tarot es de la mujer. Lo ves, es un estereotipo. El hombre se burla de la mujer que cree, que tiene fe, porque “la mujer es ingenua, y cree cualquier cosa”. Generalmente se tiene la concepción de que el tarot lo tira una mujer grande, que ha vivido cosas; mujeres jóvenes así como yo hay pocas. Las tarotistas que he conocido son grandes, llenas de canas, que vos pensás “es una bruja”. La idea de una mujer horrenda siendo bruja es muy machista; de que ellas hacían brujería en contra de la iglesia, y que había que quemarlas. La brujería, en el tema de las creencias, se hace todo los días. La gente que reza: eso también es brujería, tiene que ver con el ritual. Si vos le rezás a Jesucristo estás haciendo un ritual mágico.

H: Entonces vos decís que hay un estereotipo fuerte de lo que es la mujer tarotista.

M: Nuestra generación tiene que romper con la idea de que únicamente la mujer adulta hace esto, nosotras podemos hacer lo que queramos. Que yo me dedique a esto no quita que sea también fotógrafa, que estudie historia. Si vos hablas conmigo, tengo una visión política. Las mujeres grandes también, pero no las respetan. Siguen siendo las viejas brujas, cuando las brujas somos todas. Por eso me encanta el concepto de “somos las nietas de todas las brujas que nunca pudieron quemar”. El tema de la intuición, que siempre ha sido la intuición femenina, que el hombre también la tiene, pero nosotras la escuchamos más: somos más sensibles.

H: Nos permitimos ser más sensibles. Es medio complicada la línea entre el estereotipo de los roles de género y la sensibilidad, no es que la sensibilidad sea intrínsecamente femenina, pero hay algo real y es que de la mujer es algo que se espera.

M: Claro. Me acuerdo cuando di género en la Facultad de Comunicación, cómo la mujer siempre está relacionada a la luna, relacionada a lo sensible, lo débil. Está bueno también sacarle ese preconcepto, porque no es algo negativo la sensibilidad, al contrario. La mujer es suave, no es que todas seamos así, pero en cierto modo todas nos identificamos con ese lado.

000017 (2)

H: ¿Sentís que tu espiritualidad baña tu arte?

M: Ya no escribo más poesía, no tengo la inspiración, pero si me pasaba que todo lo que escribía tenía una relación con la naturaleza. He escrito cosas que tienen mucho que ver con la luna, no es muy explícito, si no que es más cosas que tienen que ver con todo. Con la fotografía también, tengo unas fotos de una amiga, en doble exposición, con la Venus, pero al ser tan visual es difícil transmitir la espiritualidad.

H: ¿Encontrás que los conceptos de tarot y misticismo “están de moda” de alguna manera?

M: Vivimos en un mundo capitalista, que nos obliga a tener una mentalidad lógica y masculina. En cierta manera que se popularicen las prácticas ancestrales femeninas me parece genial, pero no me gusta que se le llame moda. Desde el año pasado vengo viendo gente en Instagram que tira las cartas, veo que suben fotos. No me puedo quejar, porque está demás, no te las tiras conmigo pero te las tiras vos. Mismo con la astrología, veo que la gente habla de las lunas, y yo lo veo desde niña. La mejor movida ahora es apropiarse de lo que molesta, tipo, mirá cómo hago esto y mirá cómo te molesta.

Pueden encontrar a Mylène en Instagram, @niniaarcana

Fotos por: Martina Vilar.

ig

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s