Creo que hablo por todes cuando digo que la deconstrucción me llegó hace relativamente poco. Siempre fui una persona, que por mi forma de ser, respetaba a le otre, entonces de pendeja no traté a mis amigas de putas, no expuse intimidades de ninguna, no participé en triángulos amorosos humillantes, ni celé a nadie de forma tóxica. De pendeja, además, tampoco tuve pareja, ni tenía demasiadas amigas mujeres. Recuerdo claramente a mi mejor amiga de toda la vida decirme “sos una mina re independiente, no dejás nada atrás por ningún pibe”. Cuando tenés 15, 16, 17, cuando empezás a tener novie o similar, y recién empezás a barajar tus amistades con tu vida romántica, dejar cosas y personas de lado es algo que re pasa. Se me vienen a la cabeza mil historias. Sin embargo a mi no me pasó de adolescente, me pasó a los veinte, cuando todas mis amigas ya habían madurado esas cosas, y la que desentonaba era yo. Mi mejor amiga de toda la vida, también me dijo “cada vez tengo menos amigas porque no me interesan vínculos que hagan estas cosas”. Yo no le había hecho nada a ella, y en ese momento no lo pensé demasiado, pero ahora entiendo que hablaba de sororidad.

La sororidad en grandes términos es apoyarnos entre nosotras porque vivimos en una sociedad que no lo hace. El mundo no es un lugar sencillo para ser mujer, entonces lo mínimo que podemos hacer es entender eso y ser amables entre nosotras. Muchas veces esto se confunde con bancar todo lo que hace alguien, y no enojarte con dicha persona porque es mina (spoiler alert: no es eso, obvio). Ser sorora implica millones de cosas que de verdad puedo afirmar hacen de tu vida algo más llevadero y luminoso. Cuando tenía veinte, tenía amigas, pero también hacía declaraciones del tipo: “tengo más amigos hombres porque las minas son más histéricas y no me identifico con eso”. También a los veinte tuve mi primera relación.

Mi primera relación no fue sencilla, porque, lógico, era un tipo del cual estaba enamorada una amiga mía. Yo lo sabía y no me importó, hasta que ella se dio cuenta. Fue así que con veinte años me quedé sin amigas. Pensé que era super boludo que mi otra amiga, la de toda la vida que conocía desde los seis años, me dejara de hablar por esto. Sí, estuve mal, pero a ella no le hice nada ¿Yo dejé de ser su amiga cuando ella se mandaba cagadas? Claramente el concepto del cual hablo me resultaba ajeno.

No tener amigas mujeres es algo que me pesó durante mucho tiempo. Tuve un camino super incómodo y largo de sufrir por herir a otro, leí el Gorgias en facultad, y de alguna forma pude entender que, como dice el texto, “cometer una injusticia” duele, y me dolió mucho más que cualquier “injusticia” que hubieran cometido conmigo. Durante ese momento me volví completamente dependiente de mi entonces novio, ya que le transporté todas mis inseguridades y problemas porque carecía de soporte. Pasé bastante tiempo, años, incluso, deseando amigas mujeres, pero creo yo, desconociendo realmente la naturaleza de esas relaciones.

Eventualmente, obvio, y el cómo no tiene mucho que ver, volví a tener amigas. Lo que sí tiene que ver y lo que importa acá, es que aprendí a realmente apreciarlas. Conocer y entender más el feminismo me cambió mucho el alma y la cabeza, y no lo digo como una forma de adoctrinamiento ni lavado de cerebro para quienes no comparten, sino que a pesar de que recontra valoro a mis amigos varones, los amo, y tengo vínculos extremadamente cercanos con muchos de ellos, lo que existe entre mujeres es otro viaje. Hoy en día, mis amigas son lo más importante que tengo en la vuelta. Son mis compañeras de vida, y el motivo por el cual me mantengo cuerda, más allá de los (y bue) sumamente caros cinco años de psicoanálisis. Mi pasado reciente no es feminista, y me costó muchas cosas, pero el camino de deconstrucción me dejó muchas otras, y el colchón de apoyo que representa la gente en mi vida vale leer ciento cuarenta diálogos de Platón.

Texto: Florencia P.
Foto: Martina Vilar

ig

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s