No voy a hacerme la súper lectora porque no lo soy. Leo más o menos de cinco a quince libros por año cuando me gustaría leer uno por semana, paso más tiempo en mi celular de lo que me gustaría, me distraigo fácilmente cuando intento leer en el bondi. Pero nací un 26 de mayo, día del libro, y desde que soy niña mi abuelo materno siempre me regala un libro en mi cumpleaños.

Hace poco, charlando con amigas feministas, hablamos de lo importante que es consumir arte hecho por mujeres: películas, libros, fotos, ilustraciones, todo. En un mundo en donde siendo mujer siempre te va a costar más llegar a cualquier lado que siendo hombre, es crucial apoyarnos entre nosotras y darnos una mano para seguir avanzando. Se me ocurrió entonces empezar a priorizar leer cosas escritas por mujeres, y en este artículo quiero colaborar con un granito de arena a que otres hagan lo mismo.

Recordando libros de autoras mujeres que me han marcado se me vinieron a la cabeza sólo escritoras latinoamericanas. No fue por gusto, pero pasó. Y bienvenido sea.

El primero sobre el que quiero escribir es “Nosotras que nos queremos tanto”, de Marcela Serrano. Publicado en 1991, fue el primer libro que leí de la autora chilena y a partir de ahí la leí mil veces más. Me encantó su manera de relatar desde el dolor que sólo una mujer puede entender, de contar historias que no importa que tan detalladas y particulares sean, siempre tienen un eco que retumba en las paredes de todas las mujeres del mundo. Esta novela transcurre en una casa donde cuatro amigas de toda la vida se juntan a hablar de sus vidas, poco después de finalizada la dictadura militar chilena de Pinochet. Una por una, las protagonistas comparten sus experiencias de amor, de desamor, de dolor, de pérdidas, sus trayectos dentro de lo profesional y dentro de la lucha política o feminista. Lo leí hace ya varios años, la verdad es que los detalles se han borrado de mi memoria. Pero sí recuerdo la sensación que me transmitió de sentirme orgullosa de ser mujer. De niña siempre fui súper sensible, lloraba y me enojaba muy fácilmente, y de adolescente intenté tapar esa sensibilidad porque la asociaba con debilidad. Siempre se tilda a las mujeres sensibles de histéricas, intensas o locas, y así como históricamente se asoció esa sensibilidad como defecto, yo vi la mía como uno. Este libro que cuenta historias de mujeres militantes, fuertes, que han sobrevivido los peores dolores sin miedo a expresarlos, me hizo sentir respaldada en mi género, me hizo sentir bien sobre mi cualidad de mujer. Aunque sí, capaz que lloro más que la mayoría de los hombres, pero no es por histérica, es porque me lo permito, porque no le tengo miedo a sentir.

El segundo libro me lo regalaron mis tías y mi abuela cuando yo tenía 15 o 16 años y poco sabía del amor (todavía no sé mucho). Se llama “Mal de Amores”, fue escrito por la mexicana Ángeles Mastretta, publicado en 1996. La historia se ubica en México pre-revolucionario a fines del siglo XIX, y cuenta la vida de Emilia Sauri, desde su infancia hasta su adultez: una chica siempre atravesada por su amor hacia un joven revolucionario a quien conoció de niña, con el cual tiene muchos desencuentros a través de los años, pero que de alguna manera siempre está presente, incluso cuando Emilia se enamora de otro hombre en su adultez. De este libro recuerdo no sólo el amor y la pasión con el cual la protagonista guía sus acciones, si no la fuerza de la misma, su capacidad de enfrentarse a situaciones complejas para una mujer de la época y de no renunciar ante ellas. Al igual que Marcela Serrano, Mastretta fusiona la historia de una mujer y sus luchas contra el mundo con la historia de un país en crisis y con mil grietas, que al igual que su protagonista, llora de dolor e intenta volver a levantarse cada vez.

El último libro del que quiero hablar es un poco diferente a los primeros. Fue publicado en 2011, su autora, Maitena Burundarena, es más conocida por sus viñetas feministas que por su literatura. Sin embargo, “Rumble”, su primera novela, que poco tiene que ver con lo que conocemos de la artista, es un libro de mil sensaciones. Situada en Buenos Aires de los años 70, con algunos aspectos autobiográficos, la novela habla de una chica de doce años, de familia católica y numerosa, que fuma, se escapa de clases, sale con chicos, se pelea con sus hermanes y sus padres constantemente y trata de escapar su realidad a toda costa. La protagonista se presenta como una chica completamente lanzada y atrevida, sin miedo a nada, pero a su vez con un mundo interior y una sensibilidad muy profundos. Creo que es un libro especialmente enriquecedor para leer en la adolescencia, ya que le da una voz a una adolescente perdida que tiene muy poco y mucho para decir, y sobre todo porque se hablan de temas de la edad que nadie quiere hablar con sus padres, y que muchas veces se tratan de suavizar o de presentar de manera más inocente en otros ámbitos. Uno de esos temas que trata el libro, que recuerdo que me dejó helada en su momento, es el de abuso sexual.

Leamos más mujeres. Conozcamos sus historias, llenémonos de empatía hacia la otra. Al formar parte de un grupo que ha sido violentado de mil maneras durante toda la historia, la enorme mayoría de historias contadas por mujeres cuentan cosas que todas hemos vivido de una manera o de otra, y el entendernos entre todas y encontrarnos juntas dentro de ese dolor y de esa fuerza, puede lograr maravillas.

El día en que el hombre se apoderó del lenguaje, se apoderó de la historia y de la vida. Al hacerlo nos silenció. Yo diría que la gran revolución de este siglo es que las mujeres recuperen la voz.” Marcela Serrano.

Texto y foto: Martina Vilar

Seguinos en instagram:
ig

One response to “Tres libros, mil mujeres

Responder a aubescrit Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s