Fue moda entre las YouTubers en un momento: Te llegaba una notificación tras otra “Why I stopped taking birth control”. La mayoría porque tomaba hace una década y quería ver cómo funcionaba su cuerpo sin ellas.

Hay mil mitos respecto a las pastillas, que tenés que darte un descanso cada tanto, ponele, y aunque se reconoce no es así, no hay nada demasiado claro en lo que a ellas respecta. Si los hombres hubieran demostrado interés en el anticonceptivo masculino me consta que habría mucha más información dura y pura al respecto, ya de que todas mis googleadas nocturnas investigando sobre cómo me podían estar afectando estas hormonas que tomaba todos los días, poco encontré que me hiciera decir “Ahhh, claro”.

En fin, no recomiendo tomarlas ni no tomarlas: hay a chicas que les funciona, y quieras o no es un método que ayuda a prevenir embarazos no deseados, que en definitiva es lo más importante (aunque no protege con las ETS). También hay otra realidad de que tomar pastillas anticonceptivas es pura responsabilidad de la mujer, lo cual puede dejar tranquilas a muchas. Escribo esto mientras me imagino una horda de hombres ofendidos, pero las mujeres están socializadas para tomar más responsabilidades y cuidar sólo ellas de sus cuerpos, lo cual también es una carga.

Yo las dejé por varios motivos, pero entre ellos es que estaba harta de la responsabilidad diaria que conlleva tomarlas. Hace casi un año las dejé, y hay más noches de las que no qué antes de dormir pienso “¿Qué me falta? La pastilla”. Quizás sea porque soy de esas personas que se toman las responsabilidades que son tan a rajatabla con estrés, pero es algo que me resulta molesto de tener que cargar tan solo por el hecho de ser mujer, aunque no se limita solo a las pastillas.

Tener que ir a le ginecologue cada seis meses, o cada tres, o cada cual número arbitrario se le ocurra a tu mutualista, además de hacerse cargo económicamente es otro motivo (aunque menor) por el cual me cansé de tomarlas. Esto es más bien un tema de paja personal, pero que se remite bastante a la idea ya mencionada de la mujer haciéndose cargo, porque la mujer es la que cuenta los días para que le venga, la que tiene que hacer pactos con Dios a pesar de ser atea, la que tiene que cargar un embarazo o ir a la mutualista a abortar, nada ata al hombre físicamente.

De todas formas, lo que a mí me parece más importante fue la modificación de mi ciclo menstrual. Mientras tomé las pastillas me venía exactamente el tercer sábado de cada mes. Creo que quizás una o dos veces me vino la madrugada del domingo siguiente, o del viernes anterior, pero siempre todo de forma extremadamente regular. Esto se debe a que durante los días de placebo (en los que yo no tomaba pastillas porque me venían sólo de a veintiuna, arbitrariamente decidido por mi mutualista) se te genera un sangrado que en sí no es tu menstruación, sino que se debe a la ausencia de las pastillas en tu cuerpo. Tu cuerpo no ovula cuando tomás pastillas, no tendrías SPM, nada funciona como debería.

Para mí, que los días anteriores a la ovulación y los días durante son el momento del mes que siento más deseo sexual, puedo confirmar que las pastillas me dejaron el libido bajo tierra. Mucha gente me dice “es todo una paranoia tuya que lees los posibles efectos secundarios y querés explicar lo que te pasa en tu vida como uno”. No puedo confirmarte que no, pero nada es más evidente para mí que cómo funciona mi cuerpo basado en mi ciclo menstrual. Es demasiado evidente. Soy yo la que vivo en él.

En definitiva es evidente que a todas las cosas nos impactan distinto, también es verdad que hay poca cosa clara sobre algo que es tan normalizado como meter hormonas diarias a un cuerpo cuyo estado de ánimo está siempre regulado por ellas. Tanta gente es escéptica referido a lo que cada una siente y piensa le pasa a su cuerpo, yo misma lo soy, incluso. Creo que lo importante acá no es tomar o no tomar, sino escuchar a nuestros propios cuerpos, cosa que nadie más hace, y decidir en función a ellos.

 

Seguinos en:

ig

One response to “Por qué dejé de tomar pastillas

  1. Yo he visto varías opciones, pero creo como tú, que cada cual tiene sus preferencias. Aún así, para aquellas que lo puedan evitar, creo que el tema de estar tomando hormonas todos los meses no es muy conveniente. Peor bueno, ya a parecer de cada una.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s