Hace unos días me apareció una publicación de una ginecóloga argentina que sigo en instagram sobre el sífilis. Ya la palabra sífilis en sí suena bastante atemorizante. La imagen es bastante gráfica, pero efectiva. Una úlcera al costado de los labios de la vulva. Debajo, el posteo explicativo. El sífilis es causado por una bacteria contraída al mantener relaciones sexuales sin preservativo. El posteo aclaraba algunos mitos sobre el sífilis que muches tenemos asimilados. Como por ejemplo, que está extinta a partir de la creación del preservativo masculino moderno, o que solo se contrae cuando hay eyaculación en la penetración. Quiero contarles, y me entero casi a la par que ustedes, que no es así. 

El contagio se efectúa a partir del contacto con las llagas o chancros, y puede manifestarse en boca, ano, vulva, vagina y pene. El sífilis ha vuelto a presentarse en el siglo XXI, debido a la disminución de compra de preservativos, y en algunos países por falta de stock o precios desorbitantes, no accesibles para todo el mundo. 

Después de este relato terrorífico, porque las Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS) cargan con un estigma que se basa en prejuicios, y que lamentablemente muchas veces prolonga la desinformación y evita la prevención, paso a relatarles los seguramente conocidos pretextos para no usarlos. 

Es claro, a partir de relatos de amigas, conocidas, no conocidas y el mío propio que el mayor cuidado y consciencia sobre nuestra salud sexual recae sobre nosotras. No solo es “nuestra responsabilidad” tomar pastillas anticonceptivas, ponernos parches, inyecciones, el DIU, etcétera, si no también nos toca muchas veces insistir a los hombres en que se pongan el preservativo. Lo pienso y me hierve la sangre. La mayoría de los hombres rechazan el uso de preservativo en relaciones estables y casuales. Afirman sentir menos placer, que sus genitales no funcionan como deberían; pero esto no es tan así. Existen miles de tipos de preservativos que se amoldan a cada necesidad.  

El varón cree estar inmunizado contra las enfermedades de transmisión sexual, o eso pensarán, si no no entiendo. Aparentemente con que solo lo digan vamos a confiar en ellos y se formará automáticamente una barrera contra ETS y embarazos no deseados. Antes de que me salten a la yugular, sé también que no todos los hombres tienen este pensamiento ni mucho menos, pero son prácticas bastante extendidas al menos desde el punto de vista de la relación heterosexual. 

Es muy grave que muchas amigas y conocidas me cuenten que muchas de sus experiencias sexuales con varones terminaron en él mismo mintiendo sobre tener puesto un preservativo. Que el hombre trate de convencernos repetidas veces a tener sexo sin condón, el miedo a decirle que no es violento.

Se suma a la montaña de desigualdades el hecho de que los preservativos femeninos son difíciles de conseguir y muy caros. Investigando sobre el mismo, una sexóloga conocida de una amiga le dijo que eran mucho más seguros, ya que cubren la vagina por dentro y una puede ponérselo cuando desee en la relación sexual. Así que quedamos entre la espada y la pared porque podríamos tener nuestros preservativos, pero dependemos exclusivamente de que ellos utilicen el condón masculino. 

Además, se me viene a la cabeza el fantasma del HPV o virus del papiloma humano, que es bastante común en la población sexualmente activa. Así como un examen de sangre para testear posibles ETS. El miedo y la ansiedad que cargamos las mujeres al momento del PAP, no tanto el dolor físico si no la vergüenza, lo violento de abrir las piernas ante une desconocide, el hablar del tema, el esperar los resultados por semanas con miedo a lo que nos diga nuestre médique. 

Es esencial que dejemos de ignorar las ETS y pensar que al no blanquearlas no existen, si les causa impresión o tedio buscar información, en un capítulo hilarante de la serie animada de Netflix, Big Mouth, explican los métodos anticonceptivos de manera divertida en menos de veinte minutos.

¡Cuídese y cuide! Con forro SÍ, con forros NO. 

Texto: Martina Vega
Ilustración: Florencia Papa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s