Siempre fue mi culpa…

Definitivamente, la culpa siempre fue mía. Ya era grande y sabía bien lo que hacía, y si había decidido tomar alcohol, sabiendo los riesgos que corría, debía hacerme responsable. Tenía 19 años, y ese jueves, como casi todos, habíamos decidido con otras compañeras de facultad, salir a tomar algo a Ciudad Vieja. Reconozco que empezamos … Sigue leyendo Siempre fue mi culpa…